Liderazgo y diversidad en GM2

Por: Marcelo Ciceri

Hace poco en Buenos Aires se celebró el Día del Orgullo LGBT+. No mucho tiempo atrás también celebramos el Día de la Diversidad Cultural (12 de octubre).

Todos estos eventos me recordaron la cantidad y riquezas de las culturas que conviven en Buenos Aires, y ese es uno de los motivos que más me enorgullece de vivir en esta gran ciudad. Yo celebro con entusiasmo la diversidad y creo que los mejores equipos de trabajo donde la creatividad sea una habilidad importante, son aquellos que mejor saben aprovechar los diferentes puntos de vista que pueden aportar miembros de culturas diferentes.

En mi experiencia laboral me tocó trabajar con equipos muy diversos, combinando millennials, centennials, generaciones X, Y, Z y algunos como yo que ni conocíamos estas clasificaciones. Si bien considero que en la diversidad está la mayor de las riquezas, liderar equipos con miembros tan diversos a veces puede ser todo un desafío. En esta nota voy a compartir algunas ideas que tomé de los líderes con los que trabajé y otras que formé durante mi experiencia liderando equipos de trabajo.

Una de las principales virtudes que debe tener un buen líder, es la templanza. La templanza es la cualidad humana que induce a usar o hacer las cosas con moderación. En tiempos de comunicación instantánea, deliverys en menos de 30 minutos, compras con entrega en el día y encuentros fugaces, es muy fácil caer en la búsqueda inmediata de resultados a la hora de liderar, sin embargo, un líder debe realizar pequeñas acciones a lo largo del tiempo para introducir un cambio cultural que influya de manera positiva en las personas.

Estas pequeñas acciones muchas veces no nos darán resultados de manera inmediata, y es por eso que es importante analizar y recordar con determinada frecuencia, desde donde venimos, donde estamos y hacia dónde queremos ir con nuestro equipo de trabajo.

La templanza es una virtud que acompaña a la fortaleza, la cual puede ser a veces muy fácil de confundir con debilidad. La fortaleza de un líder muchas veces se pone a prueba cuando nos exigen resultados inmediatos o cuando critican nuestras decisiones y a veces es difícil seguir desarrollando actividades mientras se siente estar en el ojo de la tormenta, e incluso luego de exponer las razones de nuestras decisiones es posible que la crítica persista.

Cualquier persona que haya tenido que liderar un grupo de personas, ya sea una familia, a sus amigos para organizar una salida, a los hermanos para ir a comprar al supermercado o a un equipo de trabajo, sabe de antemano que a veces es muy difícil tomar decisiones en las que estén todos de acuerdo. También es conocido que es más difícil contribuir a una causa si no se comparten las decisiones, ya que eso conduce a la falta de sentido de pertenencia y ese es el camino hacia la desmotivación. Es por eso que lograr el mayor consenso posible, a veces, es necesario, y para ello, la comunicación ocupa un rol fundamental.

Para poder tener una buena comunicación es fundamental entender al otro, ponerse en el lugar del otro y para ello, es clave entender la cultura del otro. De esta manera, estamos mejor posicionados para entablar el diálogo, ya que si sabemos lo que al otro le preocupa, lo que el otro valora y lo que no, nos podemos preparar mejor para comunicarnos y eso nos da más herramientas para lograr un consenso en un equipo de trabajo.

La mejor forma de introducirse en la cultura de los demás, en mi opinión y en mi experiencia, es hablando. Preguntando, siempre con el mayor de los respectos y tratando de entender cómo piensa el otro. Eso lo aprendí de uno de nuestros líderes técnicos, Zarco Nontol, que no solo tiene la picardía para disparar preguntas inquietantes a la gente que se suma a GM2, sino que también tiene la seriedad y entereza para preguntarle al CEO de uno de nuestros partners más importantes, cómo creó su empresa.

Entender la cultura del otro no solo nos dará mejores herramientas para liderar, sino que también nos puede introducir en muchísimos universos de cosas fascinantes, ayudándonos a aprender cosas de los demás. La apertura mental es importantísima para sumergirse en otras culturas y entender al otro.

La diversidad es algo que celebramos con mucho entusiasmo en GM2DEV y que nos da una ventaja competitiva, porque siempre hay alguien que aporta algo diferente y eso nos hace tener mejores equipos de trabajo. Además nos permite disfrutar de otros beneficios. Hace poco tuvimos un evento en GM2 (cuando no estábamos en cuarentena) en el cual compartimos arepas, burritos, chipá, ceviche y pastelitos en un mismo almuerzo :-D.

En tiempos de bandos y grietas, empezar a construir puentes culturales es lo único que nos puede ayudar a aportar nuestro granito de arena no solo para ser mejores líderes, sino también, para construir una sociedad mejor.

Viva la diversidad.

Don’t Stop Here

More To Explore

Mi Historia en GM2

Zarco inició en mayo de 2015 a través de una pasantía sin saber nada de lo que es el software development y ahora es uno

Read More »