fbpx

Primeros pasos para implementar metodologías ágiles

Las metodologías ágiles en equipos tecnológicos siguen en crecimiento, con algunas estructuras conocidas como XP, SCRUM y kanban, entre otras, que permiten a los equipos poder organizar, estimar y ejecutar mejor las tareas del día a día. Pero lo más importante es que también contribuyen a estructurar periodos de tiempo de mediano y largo plazo.

Con el radical cambio producido por el Covid-19, la mayoría de las empresas tecnológicas optó por implementar el trabajo remoto como el común denominador, adquiriendo en consecuencia muchos aspectos positivos de manejar tu propio espacio, como también los negativos.

Este artículo parte del origen de conocer cómo aplicar una metodología ágil en equipos tecnológicos que se encuentran en diversas locaciones, con diversas responsabilidades y posiblemente diversos husos horarios.

¿Qué es una metodología ágil?

Agile es una estructura o marco de trabajo que permite a sus implementadores tener un enfoque iterativo, controlado y la mayoría de las veces eficiente. Las ventajas de una estructura ágil es que permite a los equipos construir partes de un producto de forma rápida, además de darles el poder de deshacer cualquier tipo de cambio que no genere valor o necesite ser revisitado mucho antes de tener un producto completo. Esto no sucede en metodologías más tradicionales como Cascade.

Otra de las características positivas de las metodologías ágiles es que permiten a los implementadores planificar a futuro. Es decir, organizar una propuesta de desarrollo y organizar el trabajo, estimarlo y darle un marco temporal de manera más sencilla y muchas veces más precisa.

¿Qué metodología es la más usada y por qué?

 Cuando hablamos de metodologías ágiles lo primero que viene a la mente es Scrum, esto se debe a que es la más usada en los equipos tecnológicos. Esto concuerda con ser una estructura adaptativa e iterativa en su cantidad de posibles repeticiones. Es rápida, flexible y eficaz, diseñada para dar valor de forma rápida y durante todas las etapas del proyecto donde se implemente.

Esta metodología requiere de diversas aptitudes para poder llevarse a cabo de manera correcta. Por ejemplo la responsabilidad colectiva, la comunicación constante y la transparencia, ya que tiende a necesitar del compromiso de sus integrantes, un buen manejo de su tiempo y el pensar en el resultado final, pero sin olvidar los pasos pequeños.

Los proyectos Scrum requieren de esfuerzo grupal, de tener una necesidad definida y tener una visión del proyecto. Haciendo a un lado los factores que afectan un proyecto normalmente, una implementación correcta del Scrum proporciona beneficios de negocio y organización para culminar el proyecto de forma adecuada.

En resumen, Scrum requiere de las siguientes aptitudes:

  • Responsabilidad colectiva.
  • Auto-organización 
  • Empoderamiento
  • Adaptabilidad
  • Concentración 
  • Comunicación
  • Transparencia
  • Compromiso

Para implementar de manera exitosa este framework, es necesario cumplir ciertos requisitos en un equipo tecnológico.

  1. Presencia de un Scrum master (Por lo general este rol lo ocupa el Product Owner) para mantener el orden, setear prioridades, mantener el backlog de features, organizar y dirigir las ceremonias).
  2. Un equipo técnico que maneje los diversos tipos de lenguajes y pueda analizar técnicamente, estimar, y ejecutar las diversas tareas que se dividirán en los Sprints.
  3. Una necesidad definida, con diversas iteraciones y features que completen un backlog de producto.

El Scrum como metodología consta de la siguiente estructura:

Sprints: El periodo de tiempo definido y planificado para la ejecución de un producto se mide en sprints. Por lo general, cada uno contempla la duración de 2 semanas. Sin embargo, esta metodología es adaptativa y puede haber sprints de 1 semana o de 3 en adelante.

Ceremonias: Las principales ceremonias que se deben llevar a cabo para tener una metodología consisten en un sprint planning, para comunicar y explicar las necesidades puntuales que se llevarán a cabo en el sprint. La Daily Scrum para que el equipo pueda contar sus actividades del día anterior, expresar sus bloqueantes y comunicar cómo llevará a cabo sus tareas del día. El sprint Review, para evaluar la entrega incremental realizada en el sprint. La Retrospective para identificar los puntos de dolor del equipo y proponer cambios en el proceso para aumentar la eficiencia. Por último, el Sprint Grooming para aclarar y despejar dudas de las historias de usuario definidas para el sprint en curso.

Board: Las principales ventajas de tener un tablero de control es que nos permiten llevar un control visual y representativo de las actividades realizadas en el sprint, además de poder diferenciar el avance del equipo con respecto a las necesidad planteadas. Por lo general un board de scrum contiene tickets con estados New, In progress y completed, aunque al ser adaptativo abre la posibilidad de tener más estados que se consideren representativos.

Por: Héctor Cova
Analista Funcional en GM2

Don’t Stop Here

More To Explore