fbpx

Experiencia, plataformas y contenido. Charlemos sobre los portfolios

Cuando buscamos trabajo en tecnología, podríamos decir que el portfolio es el “primer paso y medio” para conseguir tu #PrimerTrabajoEnTech, es importante que refleje tu experiencia y los procesos que aplicas en los proyectos que participas. No lo cuentes, mostralo… o aún mejor: ¡hacé las dos cosas al mismo tiempo! 

Hablemos de la dichosa experiencia: ¿Qué pasa si no tengo?

Take it easy. Por suerte hay muchos proyectos, apps, plataformas, servicios y experiencias que se pueden mejorar: ¡Armá tu propia experiencia! 

  • Toma alguna herramienta que uses mucho o conozcas casi de memoria y analízala: ¿Qué mejora se puede hacer? ¿Es entendible para todas las personas? ¿Qué pasa si le doy esa herramienta a alguien que nunca la usó y quiere probarla? Buscá los puntos de mejora y hacé tu propuesta.
  • No es necesario ser Visual Designer para presentar propuestas de cambio, podés hacerlo desde la narrativa, desde el contenido, o simplemente contando por qué crees que se puede mejorar y cómo lo harías. También podés hacerlo mostrando ejemplos de mejores prácticas. 

¿Dónde puedo hacer mi portfolio? 

Mi consejo es utilizar siempre herramientas que sean cómodas, no presenten limitaciones al usarlas o te hagan sentir que no podés dar lo mejor de vos en ellas. Por ejemplo, si Behance no es para vos, probá con armar el portfolio en Drive usando .pdfs o presentaciones de Google, obviamente diseñadas aparte. Y si sabes realizar páginas webs, ¡hace una! Con esta posibilidad podés unificar tu CV y Portfolio. 

No te cases con las plataformas que todo el mundo usa simplemente por eso. Ya sea porque son plataformas de composiciones visuales y tu portfolio está más relacionado a contenidos textuales o porque simplemente no querés volcar tus trabajos ahí. La idea es que tu portfolio sea bien representativo y refleje tu modo de trabajar. Buscá la herramienta que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Qué tengo que contar en mi portfolio?

Como dije anteriormente, la idea es que refleje tu modo de trabajo: cómo encarás y resolvés los proyectos. Esto va a depender mucho de tu profesión. Por ejemplo, si te desempeñas como UX o UI designer, apoyate en los procesos que estas disciplinas toman, es decir design thinking, modelo de doble diamante, entre otros, para hablar sobre tus proyectos.

El objetivo es contar una historia, y como toda buena historia tiene que haber una introducción (contexto), un nudo (problema) y un desenlace (solución). Enfocate en llamar la atención de quién va a ver tu portfolio. No siempre lo visual es lo más cautivante pero, tené presente que tiene que ser ágil y amigable a la vista ya que las personas que lo vean y lean, seguramente, no cuenten con mucho tiempo para dedicarle.

Teniendo en cuenta esto último, te aconsejo que muestres tus mejores proyectos. Hacé una selección de tus trabajos y, de ser posible, que se asemejen lo más posible al puesto al que querés aplicar.

Ahora sí, te invito a que planifiques y armes tu portfolio, recordá que te tiene que representar tanto personal como profesionalmente.

¡Mucha suerte! 

Don’t Stop Here

More To Explore